Equilibrando el Hígado

Sabemos que la enfermedad física guarda una estrecha relación con las emociones. Es posible que una mala gestión emocional acerca de un suceso genere unos síntomas físicos que desencadenen una enfermedad. Asimismo, la alteración física de un órgano, puede igualmente alterar el canal de energía de las emociones.

No todo “problema” es 100% físico. No todo “problema” es 100% emocional.

En Medicina Tradicional China cada órgano y su correspondiente víscera están asociados a una emoción.

Dejando al margen la función del Maestro del Corazón, ya que esta reseña no está destinada a la enseñanza de la Medicina Tradicional China, sino que pretende un acercamiento a personas que no tienen conocimientos teóricos de la misma, podemos resumir que el Hígado es, en última instancia, el responsable de coordinar el Shen (el aspecto emocional) en el ser humano.
Cualquier impacto emocional que tengamos como seres humanos ha de tener una correcta resolución por parte del Hígado. Si el Hígado no realiza una correcta resolución por encontrarse energéticamente alterado, los 5 Reinos (Fuego, Tierra, Agua, Metal y el propio movimiento Madera) se afectarán y, consecuentemente, aparecerán las patologías relacionadas con el Shen. Dice el SoWen: “El corazón atesora el Shen; los pulmones, el coraje; el hígado, el alma; el bazo, la idea y los riñones, la voluntad”.

Habitualmente se resalta la emoción que corresponde a cada movimiento desde el descentramiento. Vamos a hacerlo de otra forma, puesto que cada Reino o Movimiento alberga una energía emocional en positivo. Así, un Shen Qi en orden del
Reino Agua hará que el individuo posea Voluntad, Responsabilidad (Zhii)
Reino Madera hará que el individuo posea Emoción, Imaginación (Hôun)
Reino Metal proveerá al individuo de un buen Instinto, de Recuerdo (Po)
Reino Fuego le otorgará una buena Conciencia, Sabiduría y Razón (Shen). Es el territorio del Amor.
Reino Tierra que el individuo sea Refflexivo, que tenga una buena Memoria, Comprensión y Concentración (Yi)

Así pues, tengamos en cuenta que las distintas alteraciones energéticas, tanto emocionales como físicas, guardan una estrecha relación. Atendámonos y entendámonos desde el conjunto y obtendremos una óptima resolución en la reestructuración de nuestro equilibrio energético, de nuestro equilibrio en la salud.

Hígado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s